Información de la revista
Vol. 01. Núm. 26.
Páginas 1-14 (Septiembre 2022)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 01. Núm. 26.
Páginas 1-14 (Septiembre 2022)
Acceso a texto completo
Tratamiento actual de la estenosis aórtica grave sintomática
Visitas
855
Marc Eugènea,b,k, Piotr Duchnowskic,k, Bernard Prendergastd,k, Olaf Wendlere,k, Cécile Larochef,k, Jean-Luc Moning,k, Yannick Jobich,k, Bogdan A. Popescui,k, Jeroen J. Baxj,k, Alec Vahanianb,k, Bernard Iunga,b,k
a Cardiology Department, Hôpital Bichat, Assistance Publique-Hôpitaux de Paris, París, Francia.
b Université de Paris, París, Francia.
c Cardinal Wyszynski National Institute of Cardiology, Varsovia, Polonia.
d Department of Cardiology, St Thomas´ Hospital, Londres, Reino Unido.
e Department of Cardiothoracic Surgery, King´s College Hospital, Londres, Reino Unido.
f EURObservational Research Programme, European Society of Cardiology, Sophia-Antipolis, Francia.
g Cardiology Department, Institut Mutualiste Montsouris, París, Francia.
h Cardiology Department, Hôpital Cavale Blanche, Brest, Francia.
i Department of Cardiology, University of Medicine and Pharmacy Carol Davila-Euroecolab, Emergency Institute for Cardiovascular Diseases Prof Dr C. C. Iliescu, Bucarest, Rumania.
j Department of Cardiology, Leiden University Medical Center, Leiden, Países Bajos.
k En nombre del Grupo de Investigadores del Registro EORP VHD II.
Ver más
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Resumen
ANTECEDENTES

Cuando la cirugía era el único tratamiento existente para la estenosis aórtica (EA), existían algunas lagunas entre las guías y la práctica clínica.

OBJETIVOS

En este estudio se analizó la decisión de intervenir o no en los pacientes con EA grave en la encuesta EORP VHD (EURObservational Research Programme Valvular Heart Disease) II.

MÉTODOS

De los 2152 pacientes con EA grave, un total de 1271 pacientes con una EA de gradiente alto que presentaban síntomas cumplieron los criterios para una recomendación de clase I para la intervención según la guía de la European Society of Cardiology de 2012; el criterio de valoración principal fue la decisión de intervención.

RESULTADOS

Se tomó la decisión de no intervenir en 262 pacientes (20,6%). En el análisis multivariante, la decisión de no intervenir se asoció a una mayor edad (odds ratio [OR]: 1,34 por aumento de 10 años; IC del 95%: 1,11 a 1,61; p = 0,002), a las clases funcionales I y II frente a la clase funcional III de la New York Heart Association (OR: 1,63; IC del 95%: 1,16 a 2,30; p = 0,005), a un mayor índice de comorbilidad de Charlson ajustado según la edad (OR: 1,09 por aumento de 1 punto; IC del 95%: 1,01 a 1,17; p = 0,03) y a un menor gradiente medio transaórtico (OR: 0,81 por disminución de 10 mm Hg; IC del 95%: 0,71 a 0,92; p < 0,001). Durante el período de estudio, 346 pacientes (40,2%, mediana de edad 84 años, mediana de puntuación EuroSCORE II [European System for Cardiac Operative Risk Evaluation II] 3,1%) fueron tratados con una intervención percutánea y 515 (59,8%, mediana de edad 69 años, mediana de puntuación EuroSCORE II 1,5%) mediante una intervención quirúrgica. La decisión de no intervenir, en comparación con la de intervenir, se asoció a una menor supervivencia a los 6 meses (87,4%; IC del 95%: 82,0 a 91,3 frente a 94,6%; IC del 95%: 92,8 a 95,9; p < 0,001).

CONCLUSIONES

La decisión de no intervenir se tomó en 1 de cada 5 pacientes con EA grave y sintomática a pesar de una recomendación de clase I para la intervención y la decisión se asoció en especial a la mayor edad y a las comorbilidades combinadas. La intervención percutánea se utilizó ampliamente en los octogenarios. (J Am Coll Cardiol 2021;78:2131-2143) © 2021 American College of Cardiology Foundation.

El Texto completo está disponible en PDF
JACC. Edición en español
Opciones de artículo
Herramientas

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?